Islandia en invierno

Me he mudado a Reykjavik. Sí, lo he hecho. Ha sido una decisión un tanto precipitada, desde que estuve por primera y única vez este verano de vacaciones. En ese momento sentí que necesitaba un cambio en mi vida y el país me cautivó tanto que la idea ya no se fue de mi cabeza. Y aquí estoy!

Yellow Reykvaik

Llegar en invierno a Islandia es lo mejor que puedes hacer porque desde aquí todo puede mejorar. Si superas las pocas horas de luz y el frío, el resto será pan comido.

Pero primero, vamos a echar abajo algunos mitos. Mucha gente por desconocimiento me decía:

  • En Islandia en invierno no hay luz“. Eso no es correcto, es cierto que los días son muy cortos, pero el sol sale y se pone todos los días del año. En el tramo más corto del año, en diciembre y principios de enero, puede que el sol sólo esté fuera 3 ó 4 horas. Pero hay sol. Otra cosa es que haya nubes y el sol se vea más bien poco, lo cual acabe causando una sensación de penumbra o de cielo gris azulado. Pero no hay oscuridad como la que hay en Tromso por ejemplo, en el norte de Noruega. Yo llegué un 27 de enero, el sol salía a las 10.30 y se ponía sobre las 17.15. Ahora es 6 de febrero y el sol ya está saliendo a las 9.50 y se pone a la misma hora, o sea que vamos ganando tiempo rápidamente por la mañana. Antes de salir y después de ponerse hay suficiente claridad, así que al final son unas 8 ó 9 horas de luz.


20200129-104242
Vik
Diamond Beach
Jokulsarlon Glaciar Lagoon
Jokulsarlon Glaciar Lagoon
Reynisfjara Beach
Skogafoss

    • En Islandia hace mucho frío“. A ver, no es el Caribe, eso está claro, pero tampoco hace el frío que todo el mundo piensa, no se llega jamás a temperaturas de menos veintitantos como en Canadá o Siberia, lugares que están en la misma latitud que Islandia. Aquí en invierno rondan unos grados por encima o por debajo de 0, -5 un día muy frío, 7 un día normal. La razón es que la corriente cálida del golfo llega hasta aquí templando los mares y si a eso se suma la calefacción natural interna de la que goza Islandia, la temperatura resulta bastante aceptable. Ahora, eso sí, lo que hace que la sensación de frío sea mayor es el viento. Cuando sopla, es bastante fuerte y molesto, y puede hacer bajar la temperatura entre unos 5 ó 10 grados extra. Además es un viento polar, que te congela hasta los huesos. Cuando vistamos la catarata Gullfoss hacía unos -5 grados, pero el viento era tal que realmente estábamos a unos -12. No pudimos dejar ni un trozo de piel sin tapar y aún así era demasiado insoportable… La regla de oro para saber qué temperatura va a hacer y saber qué ponerte es: está despejado = va a hacer frío, llueve o está tapado = no va a hacer tanto frío.

Seljalandsfoss
Seljalandsfoss
Falljökull Glacier hike
Diamond Beach
Jokulsarlon Glaciar Lagoon
Skogafoss
Gullfoss
Geysir
Þingvellir National Park

    • En Islandia sólo nieva“. Tampoco es cierto. Hay días de sol, días normales, días de lluvia y días de nieve. Es cierto que cuando llegamos había caído una excepcional nevada en todo el país, gruesos importantes, pero también coincidió con una semana de sol y visibilidad extrema, con lo cual la vista del paisaje nevado y cielos azules despejados era de postal.

Þingvellir National Park
Iceland
Reynisfjara Beach
Iceland South Coast Roads
Reynisfjara Beach

    • Con el mal tiempo, la gente no sale de sus casas“. Incorrecto. En Reykjavik existe una cultura de puertas para afuera, cafés, restaurantes, galerías, museos, conciertos, piscinas… la ciudad no se detiene porque haga frío. Todo está bien acondicionado para el frío, todas las casas cuentan con calefacción natural prácticamente gratis, y la clave para sobrevivir fuera es llevar las 3 capas básicas de ropa: una térmica, una aislante y una impermeable. Los cafés son agradables e invitan a pasar la tarde cálidamente viendo nevar por la ventana. Además celebran multitud de actos culturales para no aburrirse las largas noches de invierno

Cafes
Reykjavik

    • No se puede hacer nada en invierno en Islandia“. La mayor equivocación de todas, dos de los fenómenos más impresionantes de la naturaleza se pueden ver en Islandia en invierno. Las cuevas de hielo y las auroras boreales. Las dos las vimos el mismo día, en la excursión que hicimos a la costa sur. Las cuevas de hielo se forman debajo de los glaciares cuando el hielo derretido, en forma de agua, busca su camino y genera grutas inverosímiles de una enorme belleza. Sólo se pueden visitar en invierno por seguridad, porque en verano el deshielo es mayor y puede ser peligroso. Estas cuevas duran un par de años hasta que desaparecen por la propia erosión, pero al invierno siguiente vuelven a aparecer otras, así que siempre es una sorpresa. Las auroras boreales están ahí todo el año, pero sólo se hacen visibles en invierno gracias a la oscuridad. Es uno de los requisitos principales para verlas (aunque ayer mismo presencié unas espectaculares auroras en plena ciudad), junto con que el cielo esté despejado. Luego está el ratio oficial del pronóstico, basado en la actividad solar, y que va del 1 al 9. Pero eso, lo digo por la experiencia, es relativo. Si cumples con los dos primeros requisitos, éste no es imprescindible. Vimos una aurora espectacular con pronóstico de 2. Es un espectáculo mágico. Otras cosas que se pueden hacer en invierno: esquiar, montar a caballo, hacer senderismo, etc… y bañarte en aguas termales!

Blue ice cave - Falljökull glacier
Blue ice cave - Falljökull glacier
Norther Lights over Reykjavik
Unexpected Norther Lights

Aquí podrás seguir las fotos de toda mi experiencia en Islandia

Un comentario en “Islandia en invierno

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s